Nosotros somos así (Valentín R. González, 1937)

Como es sabido, durante la Guerra Civil española la producción cinematográfica en el bando republicano quedó en su mayor parte reducida a la actividad de la SIES Films en Barcelona. Esta fue la productora asociada a la CNT FAI, esto es, el sindicato anarquista de los trabajadores del espectáculo, que, tras socializar la producción, distribución y exhibición nada más estallar la guerra se lanzaron posteriormente a la realización de películas. Para adentrarse en esta historia fascinante recomiendo el documental de 2009 Celuloide colectivo, dirigido por Oscar Martín y disponible al menos en filmin, que cuenta, aparte de con conocidos historiadores del cine patrio y de Basilio Martín Patino, con la participación impagable de Juan Mariné, quien por cierto compruebo encantado que sigue entre nosotros cumplida ya la centuria, y  que fuera casi imberbe operador y ayudante de realización en aquellos tiempos de cine heroico y menesteroso.

Aquella producción cinematográfica anarquista y un poco anárquica generó noticieros como documentales que hoy son memoria imprescindible de la guerra y además producciones de ficción que contribuyeron a “normalizar” la vida diaria del pueblo y, ya de paso, dejar caer consignas y moralinas ideológicas. En este contexto se produjo Nosotros somos así, mediometraje de apenas media hora, media hora de relleno de aquellas sesiones continuas, que visto hoy nos genera juicios, sentimientos, percepciones encontradas; contradictorias emociones e ideas que conciliamos con una sonrisa. 

Nosotros somos así es una película “de niños” que evoca extrañamente a aquellos filmes protagonizados por Shirley Temple o Mickey Rooney. Un grupo de niños y niñas hacen bailecitos, cantan simpáticas cancioncillas, por ejemplo un chispeante chotis -estamos en Barcelona, no se olvide- y de pronto el padre de uno de ellos (burgués y privilegiado) es detenido por quintacolumnista en una escena absolutamente bizarra vista hoy pero quizá natural y consecuente vista entonces. Luego la cosa sigue, pero no cuento más.

Lo alucinante de esta pequeña película es, a mis ojos, como combina lo cándido y lo terrible, lo folklórico y lo progresivo (esas niñas feministas, que no quieren estar en la cocina) los ideales que nunca se materializaron y la ilusión infantil, que es intemporal.

La factura de producción es modesta, no paupérrima. El guion es inverosímil, no ridículo, la intención era buena, el futuro una neblina,  las armas enemigas fueron implacables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Insertos Cine

Estrenos, críticas, comentarios de cine y algunas notas sobre las visiones

Ultramontana

Un viaje por los laberintos de la imagen y de la palabra

Cine hasta el amanecer

"Un mundo nuevo no es más que un nuevo modo de pensar"

Esbilla cinematográfica popular

"Forgotten, but not gone"

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

elcriticoabulico

Crítica de cine informal pero esmerada

39escalones

Reflexiones desde un rollo de celuloide

El blog de Hildy Johnson

Simplemente, un blog "de cine"

El Testamento del Dr. Caligari

Blog dedicado al cine mudo

El Gabinete del Dr. Mabuse

Blog de reseñas cinematográficas del Dr. Mabuse

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: