Dos personas (Två människor, C. Th. Dreyer, 1945)

Creo que debo empezar este comentario pidiendo perdón al maestro danés. Le estoy faltando al respeto escribiendo sobre esta película, y tú también, lector/a, así que si tienes ya muchas deudas contraídas con los dioses del celuloide quizá sea mejor que no sigas aquí y busques otro sitio en el que leer sobre Toy Story... Leer más →

A movie (Bruce Conner, 1958)

En 11 minutos y 37 segundos queda retratado el Hombre contemporáneo, y su retrato merece ser llamado Una película, porque este corto compendia lo que atrae a los ojos y, por lo tanto, garantiza el éxito en pantalla: el sexoel sufrimiento en sus vertientesficticiaanimalaccidentaltragicómicola violencia, por supuestoel poder de la naturalezay un gran EGO que... Leer más →

El dulce porvenir (Atom Egoyan, 1997)

Lo que queda cuando todo lo que tenemos se esfuma. A un pueblo sin futuro, por haber muerto todos los niños en un accidente, un abogado llega a habar con lo padres afectados para “reconducir la ira” o algo así dice, interponiendo una demanda contra no se sabe muy bien quién o qué institución que... Leer más →

Los muelles de Nueva York (Josef von Sternberg, 1928)

Apenas tres o cuatro escenarios son suficientes para contar esta historia de desenfreno, humanidad y pasión. Las máquinas de un viejo vapor a carbón, un antro portuario y un cuarto con las paredes heridas de miseria son suficientes, mas algún exterior de trámite, para llenar la pantalla de vida. Las historias se pueden contar además... Leer más →

El Clavo (Rafael Gil, 1944)

Una producción de la España derrumbada de la posguerra sobre otra fantasiosa España decimonónica. He leído por ahí que sus llamativos juegos de sombras y luces se deben, entre otras cosas, a que hubo que rodarla de noche, debido a los constantes cortes de luz que se producían durante el día y  que además alargaron... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑