Historia de un crimen (Ferdinand Zecca, 1901)

Dicen que es el primer “policíaco” de la historia. No estoy seguro, pero tiene novedades muy interesantes: las transiciones de disolución para indicar causalidad y continuidad en el cambio de espacio, y la representación del pasado sin abandonar el escenario, pues el “flashback”, que son los sueños del criminal, se muestra en el mismo escenario. Final “tajante” y sin contemplaciones. 

Como es habitual en este cine hay una concepción de la moral (o mejor dicho, de la culpa y sus alrededores) diáfana y resuelta. Se espera del público tan poca capacidad de empatía y reflexión sobre los actos del criminal como el criminal tuvo con su víctima. En estas películas brevísimas y faltas de recursos narrativos complejos se busca la reacción de un espectador, que, por otra parte, no asistía a un evento de introspección compartida, por así decirlo, como sucede hoy en día, sino a un espectáculo sin forma ni pasado del que se espera satisfacción y sorpresa. No en vano habla Nöel Burch de que este cine primitivo funcionaba como una especie de sustituto o complemento del alcohol para la clase más misérrima y explotada, que es la que acudía a las barracas donde se proyectaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: