Ha llegado un inspector (An Inspector Calls, Guy Hamilton, 1954)

De entre los muchos defectos que adornan a este pobre comentador, hay uno imperdonable: se trata de mi limitado conocimiento del mundo del teatro. Lo peor de esto es casi todo, claro, pero lo mejor es que a veces, rebuscando películas que ver un poco al tuntún, me encuentro con joyas que me encantan y sorprenden que luego descubro que son adaptaciones de famosas obras dramáticas. Este ha sido uno de esos casos. 

Ha llegado un inspector, para quienes como yo hasta ayer no conozcan la historia, trata de lo siguiente: en una reunión familiar acaba de oficializarse el compromiso matrimonial entre la hija de un acaudalado industrial y un joven de origen noble. Además de la pareja perfecta y de los felices padres está allí el hijo pequeño de la familia, bebedor y malcriado. Tras el brindis de compromiso llega de pronto, sin anunciarse, el Inspector Poole (Alastair Sim) para interrogar a la familia. Una chica acaba de morir en el hospital por aparente suicidio y poco a poco iremos descubriendo que los miembros de la familia han sido partícipes en el pasado de las circunstancias que han desembocado en la trágica muerte de Eva Smith, que es como se llama la chica. No daré detalle alguno de nada más.

Guy Hamilton, director posteriormente de algunos filmes bélicos y de un par de aventuras de James Bond, aporta el oficio justo y necesario para que esta humilde producción de la British Lion Film Corporation deslumbre en sus escasos 80 minutos a pesar de sus perdonables carencias en la producción: alguna sombra traicionera, rostros sobreiluminados y reducción al mínimo de los escenarios no son problema alguno. Antes al contrario, la humildad de la factura contribuye a que nos sorprendan y valoremos en mayor grado sus grandes virtudes, que son por supuesto su desarrollo dramático, basado en una conocida -no por mí hasta hoy- obra homónima de J. B. Priestley, autor también de, entre otras historias adaptadas al cine, El caserón de las sombras. Sin embargo, la película no tiene un aspecto teatral más allá de por la profusión de diálogos, y uno no tiene la sensación de estar asistiendo a un Estudio 1 que, por cierto, también lo hay para quien guste. Y hay versión reciente de la BBC de 2015, que he visto y me ha gustado menos. Aunque también es muy atractiva y obviamente su factura artística está más conseguida, su final demorado y menos preciso me parece que la estropea en comparación con la antigua. Hasta hay un remake hongkongniano, que ya no sé yo si seré capaz de conseguir.

Lo que gusta de An Inspector Calls es en primer lugar el mensaje que encierra. A modo de alegoría del clasismo y sus consecuencias, conoceremos la defenestración de una chica buena, inteligente y dispuesta que se ve empujada por circunstancias e incidentes diversos al barro de la miseria y el oprobio. Ella no es culpable de nada más que de ser humana y de confiar -y confiarse- en unos  cuantos personajes que abusan de su poder de clase y son incapaces de verla como un ser humano valioso y complejo. Es para cada uno de ellos, en algún momento de sus vidas, poco más que un insecto molesto del que se han librado sin cargo de conciencia y ahora que llega el inspector y les pone al corriente de las consecuencias de sus actos, parecen arrepentirse… O no.

El ritmo de la película me parece portentoso, ni sobra ni falta un segundo, diálogo ni plano. Todas las películas sin pretensiones deberían ser así: directas, inteligentes, ágiles… Me parece tan natural y se ha vuelto tan complicado en la actualidad. La estructura del filme es sencilla, tras el prólogo de la pedida de mano, aparece el inspector que va pasando por cada uno de los miembros de la familia, a lo que sigue un flashback en el que vemos sus sucesos con Eva Smith (revelador nombre, es como decir Cualquier mujer) y, terminada la ronda, llega el último acto, el final. 

No diré nada para quien no conozca la historia, pero el final en mi opinión -que sigue por lo que veo el de la obra teatral- es una auténtica maravilla. Uno se pasa la película esperando un giro argumental sorprendente. Es lo normal, viendo que la acción ha comenzado con la misma muerte de Eva, que demos por hecho que simplemente la historia no puede terminar con una simple mostración de las responsabilidades. 

Pero cuando llega el final logra sorprender, se adentra en terrenos pantanosos e inesperados visto el formato de la historia y de la misma película, nos arrea un pequeño bofetón y nos pide que, en un último esfuerzo, sigamos pensando después del The End, que se precipita sobre nosotros cuando aún estamos masticando el sabroso -si bien amargo- último bocado de realidad hipócrita y clasista del que buen banquete hemos estado disfrutando.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

4 comentarios sobre “Ha llegado un inspector (An Inspector Calls, Guy Hamilton, 1954)

Agrega el tuyo

  1. Hola tocayo.
    No nos volvamos locos, encerrar a un gremio (la familia ¿es un gremio?) en un decorado, ir incorporando (o eliminando) personajes y tramas y provocar el aplauso final debió aplicarse al teatro unos siglos después del descubrimiento del fuego (o uno siglos antes de inventar la rueda).
    Hamilton dirigió unos cuantos 007 en los setenta, seguro que con menos méritos algún pirata tiene nombre en alguna calle de Londres.
    Un saludo, Manuel.

    Me gusta

  2. En la casa de mis padres, había una estantería con unos pequeños librillos con las portadas de colores. Era una colección de textos teatrales de todo tipo. Con esa colección me aficioné muchísimo a leer teatro. De hecho, todavía en las ferias de libros de viejo o en esas librerías busco estos librillos. Ahí me leí obras de Tennessee Williams o Arthur Miller…, y, entre ellos, había uno con la portada oscura, “Llama un inspector” de J.B. Priestley. Así que se convirtió en una de mis lecturas teatrales. Siempre me han gustado las editoriales que tienen su colección de teatro. Me chifla leer obras de teatro, porque además es una oportunidad de “ver” teatro, cuando no hay oportunidad de verlas representadas en un escenario.
    “Llama un inspector” me gustaba muchísimo. Esa familia alrededor de una mesa y que de pronto ocurran cosas, con esa trama donde cada uno tiene “responsabilidades” por los actos tomados con un personaje ausente… La película no la he visto, pero me la apunto desde ya para verla porque sé que me va a entusiasmar. Me alegro que hayas escrito sobre ella para añadirme otra más a mi larga lista de películas pendientes.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Querida Hildy…
      te va a gustar tanto esta versión como la televisiva reciente, que también está bien y puedes ver las dos en Filmin. A veces me pregunto por qué mi desapego por el teatro. Tengo que reconocer que, aunque de vez en cuando veo alguna función, no me llega ni de lejos como el cine, pero ni remotamente. Creo que tiene que ver con el hecho de la presencialidad, de alguna forma me aleja, más que acercarme, a los actores y la historia. En fin, “cauno con sus caunás”, que se dice por aquí.
      Un besazo

      Me gusta

Responder a Manuel Pozo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Movies Silently

Celebrate Silent Film

Japanonfilm

beyond Kurosawa, ninja, and Godzilla

cinelibrista

Cosas de libros, cine y series

atmosferacine

Blog de cine

Insertos Cine

Estrenos, críticas, comentarios de cine y algunas notas sobre las visiones

Ultramontana

Un viaje por los laberintos de la imagen y de la palabra

Cine hasta el amanecer

"Un mundo nuevo no es más que un nuevo modo de pensar"

Esbilla cinematográfica popular

"Forgotten, but not gone"

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

elcriticoabulico

Crítica de cine informal pero esmerada

39escalones

Reflexiones desde un rollo de celuloide

El blog de Hildy Johnson

Simplemente, un blog "de cine"

El Testamento del Dr. Caligari

Web dedicada al cine mudo con reseñas de películas, curiosidades, crónicas del Festival de Pordenone e información sobre Charles Chaplin, Buster Keaton, F.W. Murnau y todos los grandes cineastas de la era silente.

El Gabinete del Dr. Mabuse

Blog de reseñas cinematográficas del Dr. Mabuse

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: