So big! (William Wellman, 1932)

Los únicos libros serios que hablan de William A. Wellman, el de su propio hijo y el de Frank T. Thompson, y que son de los que saco mucha información para esta retrospectiva low cost, pasan totalmente de esta película. Apenas la mencionan, es como si no hubiera existido, o hubiera existido fugazmente como un error. Sin embargo Barbara Stanwick, su protagonista, la mencionaba a veces como una de sus películas favoritas, y de largo la mejor que hiciera con Wellman. ¿Qué le pasa a So Big!?

So Big! es una peli extraña pero nada anómala en su época. En apenas 80 minutos comprime 60 años de la vida novelada de su protagonista y, como es previsible, lo que queda es un retablo apresurado de la vida de una mujer y su hijo, sin espacio para requiebros narrativos ni vericuetos caros de rodar. Barbara Stanwick es Selina Peake, hija de un maverick que antes de ser apiolado por deudas de juego o vaya usted a saber qué malignidades da a su hija un par de consejas y enseñanzas morales que, muerto él, ella va a aprovechar en un pueblo de interior al que se marcha como maestra. 

En este pueblo agrícola todo el mundo es estúpido y nadie quiere aprender. No quieren aprender porque con saber cultivar coliflores se creen realizados, y son estúpidos porque tienen a la Stanwick ahí, con 25 añitos, y no sé cómo se lo montan ellos y ella, pero se casa con ella un infraser (llamado Pervus de Jong) gracias a una subasta estúpida. Este infraser la deja embarazada, y afortunadamente muere (el infraser) siendo el niño pequeño. Esta primera parte de la película es la más floja con diferencia. Todo es un poco incoherente y apresurado y la verdad es que cuando la veía poco más pude disfrutar que no fuera la belleza y naturalidad de la joven protagonista.

Más tarde, y aquí empieza a ponerse interesante, el hijo crecerá y será mitad idiota como su padre, mitad brillante como su madre. Por eso, mientras que ella hace progresar la hacienda rural con su inteligencia e iniciativa, él se hace arquitecto pero, como vago redomado que es, aspira a vivir de la compraventa de valores. Vago redomado y tontolaba sin gracia que liga con una jovencísima Bette Davis, todo gracia y saber estar, que interpreta a una joven pintora creativa y especial, que en cuanto sabe de su madre, ahora próspera terrateniente, quiere conocerla. Hay otra historia paralela, la de un chico del pueblo que se convierte en un famoso escultor gracias a la influencia que Selina ejerció sobre él en su infancia. Él es realmente el depositario de su legado y el otro gran protagonista de So Big!

So Big! es una peli que empezó gustándome muy poco y terminó gustándome muy mucho. Wellman no tiene la culpa ni de lo uno ni de lo otro, porque se limitó a rodar con la gracia que pudo un guion incómodo que le cayó en las manos, como en tantas otras ocasiones. Como suele suceder en estos primeros años del sonoro, aflora la falta de pericia en organizar los bloques narrativos. El empeño en contar todas las líneas gruesas de la historia no deja sitio al magma dramático. De sopetón pasan los años, se tienen hijos, mueren los personajes sin tiempo a que los hayamos conocido y puedan importarnos… En fin, es una forma de contar las cosas a nuestros ojos primitiva pero que también tiene su encanto si no nos empeñarlos en juzgarla con nuestros códigos. 

Y es que, a pesar de estos primitivismos o torpezas, So Big! tiene algo que me ha encantado y que se ha perdido totalmente en el cine comercial actual y en el minoritario se ha embarullado tanto que es artificioso: me refiero a que es una película con un mensaje hermoso, con una moraleja obvia pero tan conveniente y tan poco dicha en nuestros días, que me ha ganado. Selina es curiosa, lleva libros consigo, quiere mejorar el mundo y la vida de quienes le rodean. Su afán en la vida no es enriquecerse por las buenas ni perpetuar tradiciones miserables. Ha venido al mundo a procurar hacerlo mejor y lo hace con humildad y cariño, tanto con Roelf, el chico que luego se convertirá en un gran artista gracias a su influencia, como con su propio hijo, haciéndole ver a regañadientes que de nada sirve el talento si se dedica a la especulación y a la estúpida acumulación de capitales. La moraleja es que hay que ser curioso e inconformista, que hay que traer al mundo belleza y que hay que crear, que hay que aprender para ser mejor que ayer. Además hay una crítica feroz a la especulación y el conformismo. Eso ya no pasa; en nuestro mundo y nuestras pelis lo bueno es pasar por la vida disfrutando de una nada dulzona que nos engorde de aceitosa egolatría y que contribuya a pudrirnos más y mejor cuando muramos ahítos de lo inútil. 

Más de Wild Bill en nuestro especial No soy tan duro: el cine de William A. Wellman

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

4 comentarios sobre “So big! (William Wellman, 1932)

Agrega el tuyo

  1. Hola tocayo
    No cabe duda que tu relato tiene algunos sorprendentes “jiros” de argumento (incluso un inesperado “afortunadamente muere”). No menos sorprendente es ver a una joven Barbara y, asegurar, envejeció mejor en el mundo real.
    Tan malo no sería el pueblo coliflorero cuando florecieron en él un joven arquitecto vago, un escultor y una pintora que ponía el mundo de colorines cada vez que abría esos ojos.
    Ese final tuyo parece que le hayas puesto mayonesa cortada a la coliflor. También debe haber pelis que merezcan la pena hoy… y sino ver alguna joyita de ayer. “Ya tú sabé” el mundo del cine es So Big!
    Un saludo, Manuel.

    Me gusta

    1. No digo, tocayo querido, que las pelis de ahora sean peores. Me explico fatal porque me pierde el alambicamiento tontín, pero me refería solamente al mensaje, la moraleja, de la película. Si te da por verla lo comprenderás mejor. Lo que dice es simplemente que hay que mejorar el mundo y a nosotros mismos siendo curiosos y creativos, y que eso está por encima de la egolatría. Ese mensaje, con tal sencillez, es absolutamente imposible en el presente por muchos motivos que se pueden resumir en que ni compra ni vende.
      Saludos!

      Me gusta

  2. Pues no la he visto, pero si están mis adoradas Barbara Stanwyck y Bette Davis… ¡sé que merece la pena! Y además Wellman. ¡Madre mía, madre mía!
    Me ha gustado tu forma de analizarla. Sí, esas películas que crees que no van a valer nada y, de pronto, te atrapan por lo que sea… y no las sueltas.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

  3. Queridísima Hildy, si le dedicas un rato seguro que te acaba gustando. La querrás por sus defectos, como te pido que hagas conmigo, y me refiero a este que tengo yo de ser maleducado y contestar tras tanto tiempo, pero es que he estado unas semanas fuera de órbita.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Movies Silently

Celebrate Silent Film

Japanonfilm

beyond Kurosawa, ninja, and Godzilla

cinelibrista

Cosas de libros, cine y series

atmosferacine

Blog de cine

Insertos Cine

Estrenos, críticas, comentarios de cine y algunas notas sobre las visiones

Ultramontana

Un viaje por los laberintos de la imagen y de la palabra

Cine hasta el amanecer

"Un mundo nuevo no es más que un nuevo modo de pensar"

Esbilla cinematográfica popular

"Forgotten, but not gone"

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

elcriticoabulico

Crítica de cine informal pero esmerada

39escalones

Reflexiones desde un rollo de celuloide

El blog de Hildy Johnson

Simplemente, un blog "de cine"

El Testamento del Dr. Caligari

Web dedicada al cine mudo con reseñas de películas, curiosidades, crónicas del Festival de Pordenone e información sobre Charles Chaplin, Buster Keaton, F.W. Murnau y todos los grandes cineastas de la era silente.

El Gabinete del Dr. Mabuse

Blog de reseñas cinematográficas del Dr. Mabuse

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: